loader image
ALBERT NAVAS
Necesito zapatillas nuevas… ¿Cómo elegirlas?

Necesito zapatillas nuevas… ¿Cómo elegirlas?

La mayoría de los nuevos corredores podrán pensar que este es un tema trivial y al que no deberíamos de dedicarle mucho tiempo ni esfuerzo, sin embargo el tener unas zapatillas adecuadas a nuestra pisada y diseñadas para la distancia que deseamos correr se vuelve tan crucial como llevar un buen programa de entrenamientos.

¿Qué puede afectarnos si no elegimos las zapatillas adecuadas?

Lo primero que refleja que no estamos utilizando el calzado correcto serán las rodillas, estas comenzarán a trabajar de una manera distinta al ser modificada la mecánica natural del andar de nuestro cuerpo, lo que si bien en un inicio no lo sentiremos reflejado como dolor, pero con el pasar de los entrenamientos y los kilómetros se revelará cierta molestia en alguna de nuestras rodillas.

Las rodillas son protagonistas en los deportes de impacto.

¿Conocer nuestro tipo de pisada?

Antes de lanzarnos a la compra de un nuevo par de zapatillas debemos de conocer nuestro tipo de pisada. Existen tres tipos básicos de pisada, pronador, supinador y neutral. En las tiendas más especializadas podrás encontrar una área en la que te pueden hacer la prueba para determinar tu tipo y esto comenzará a descartar ciertos modelos. Incluso si deseas puedes acercarte con un especialista para realizar un estudio más detallado para la definición del tipo de pisada. Una vez que conocemos nuestro tipo de pisada viene algo importante. Los distintos fabricantes de zapatillas clasifican por distancia, tipo de actividad, terreno, entrenamiento o competencia. No es lo mismo utilizar unas zapatillas diseñadas para una distancia de 5K en trail que correr 21K sobre asfalto. Esto hace que la amortiguación, dureza entre otras características sean distintas entre los distintos productos.

¿Cuántos kilómetros debo de recorrer con mis zapatillas?

Las zapatillas para correr se deben de utilizar única y exclusivamente para correr, no las debemos de vestir para otra cosa dado que esto le irá quitando rendimiento. El uso promedio de una zapatilla varía desde los 500Km hasta alrededor de 800Km. Es conveniente ir registrando la carga que va teniendo durante los entrenamientos y competencias a fin de cambiarlas a buen tiempo y evitar que puedan generarnos molestias por su alto desgaste. No es la misma capacidad de amortiguación recién estrenadas que cuando tienen más de 600Km. Recordemos que durante la carrera se genera un alto impacto en nuestro cuerpo y gran parte de esto lo absorbe el calzado.

¿Qué pasa el día de una competencia?

Siempre nos preguntaremos, ¿debo de correr con los tenis que utilicé durante todos mis entrenamientos o uso otro par para el día de la competencia? La respuesta segura es… usa los que ya conoces y evita molestias, pero la realidad es que podemos tener un par exclusivo para las competencias, estas normalmente son más ligeras, nos sentiremos mucho mejor con ellas el día de la competencia y usa otras para los entrenamientos que son más pesadas pero que el día de la carrera esos gramos menos serán de gran valor. En mi caso los 10-15 días previos utilizo durante los entrenamientos las zapatillas que tengo exclusivas para competencia y así llego al día de exigirme un poco más sin ser extraño a ellas. Recordemos, siempre revisar el tipo de pisada, la distancia y terreno para el cuál fueron diseñadas y la carga acumulada en nuestras zapatillas, así evitaremos las molestias generadas por el cambio de la mecánica de nuestro cuerpo o por una amortiguación inadecuada.
Lo importante de cada reto es disfrutar.

Deja un comentario

Cerrar menú